8 recomendaciones para hacer cuadros modernos abstractos en acuarela

  • Posted on: 8 April 2017
  • By: admin
abstracto acuarela

Ningún otro medio es tan versátil como la acuarela, y es un gran medio para realizar cuadros modernos y abstractos.. Una pintura en acuarela es inmediatamente reconocible, los colores suaves, la mezcla de los matices, y el papel sobre el cual se realiza la obra. Los colores de una acuarela pueden ser trabajados sobre capas, resultando en una mayor complejidad del cuadro, o los colores también pueden ser aplicados con brochazos fuertes, resultando en una composición donde las formas son distinguidas con claridad.

El trabajo con acuarela tiene sus desafíos. Muchos artistas encuentran las acuarelas difíciles de trabajar y controlar. Si estás acostumbrado a utilizar pinturas como óleos o acrílicos, el uso de las acuarelas te puede parecer un retroceso. Si piensas así, nada puede ser más alejado de la realidad, pues la acuarela es un medio único para la creación de arte moderno y abstracto.

Si no estás familiarizado con la acuarela, aquí te tenemos algunos consejos para que puedas incluir este medio en tus obras y creaciones. Te darás cuenta que después de un tiempo de trabajarla la encontrarás muy amigable, ya que es muy fácil corregir los errores cometidos cuando estás trabajando con este medio.

Utiliza acuarelas de calidad para tu cuadro

La calidad en la acuarela es algo primordial. Los materiales que utilices van a tener una influencia directa sobre el resultado de tu cuadro. Muchos artistas deciden comprar marcas baratas de acuarela para ver si les gusta el resultado, aunque es más recomendable invertir un poco más de dinero y comprar unos productos de calidad. Si bien, con algunos otros medios como el óleo con los acrílicos se puede experimentar con las marcas, la acuarela es distinta, ya que la calidad de las mismas varía muchísimo. Algunas marcas que te podemos recomendar son las de Winsor y Newton, las cuales también están disponibles en tubos.

Utiliza el papel adecuado

La superficie sobre la cual se aplica la acuarela es de primordial importancia. El papel que utilices debe de absorber el agua y debe de aceptar muchas aplicaciones de la acuarela. Recomendamos usar papel que sea por lo menos con un peso de 300 gramos. Por lo general puedes encontrar la información en la etiqueta de enfrente del block de los papeles. También podrás encontrar piezas individuales de papel.

Los papeles de acuarela existen prensados en caliente y en frío. Los papeles prensados en caliente son mejores para tener una superficie satinada y tienden a dejar unas impresiones más opacas. En contraste, los papeles para acuarela prensados en frío dan una buena textura para la absorción y el flujo de la pintura, dando bordes más definidos a la obra.

Estira tu papel para acuarela

El papel para acuarela puede ser estirado para absorber mejor el color. Al estirar tu papel, puedes sumergirlo en agua fría durante unos 10 minutos luego lo debes de sacar y eliminar todo el exceso de agua, posteriormente lo puedes pegar sobre un tablero con cinta adhesiva y eliminar el exceso de agua con una toalla. Después de dejarlo secar, el papel aguantará una sesión intensa sin arrugarse.

Dibuja un bosquejo de tu cuadro antes de usar la acuarela

Es una práctica común entre artistas el hacer un bosquejo de tu composición antes de empezar con la pintura. Algunos artistas no les importa ver marcas de grafito alrededor de la pintura y hay otros que prefieren cubrirlas por completo con los colores.

Para asegurarte que las marcas de grafito quedan escondidas intenta hacer un bosquejo con un lápiz suave y no marqués ninguna sombra. Concéntrate únicamente en desarrollar los bordes. Recuerda que una vez que apliques la acuarela, será prácticamente imposible remover las marcas de grafito del papel.

Utiliza el pincel adecuado para tu obra

Los pinceles para acuarela son variados y no existen reglas definidas para que pincel debes de utilizar. Sin embargo, los pinceles suaves son generalmente preferidos por muchos artistas. La selección de pincel que utilices dependerá del estilo de obra quieras hacer, así como de tus preferencias personales. Experimenta con pinceles de distintos tipos para ver cuáles se acomodan más a tu estilo de pintura.

Relájate al hacer la pintura

La acuarela es distinta a otros medios debido a que el vehículo es el agua, los colores fluirán naturalmente y formarán estructuras interesantes en tu obra. Si estás acostumbrado a utilizar acrílicos óleos, te darás cuenta que en la acuarela tienes menos control sobre las formas. El secreto aquí es dejar que la pintura fluya y no resistir el flujo natural y el escurrimiento de los pigmentos utiliza los escurrimientos a tu favor y brindale una dimensión más profunda a tu obra. Deja que la pintura haga lo que quiera si deseas tener más control, también lo puedes tener, pero en lo personal encuentro una pintura más atractiva cuando fluye libremente.

Limita los colores de tu obra

Esto aplica en general a cualquier pintura. Entre más colores utilices, más sucia se verá tu obra. Piensa antes en qué colores deseas utilizar para tu obra y enfócate en los matices y variaciones de estos colores. Cuando tu paleta es simplificada, el resultado de la pintura es armónico y estético.

Utiliza las capas

Un aspecto principal de los cuadros pintados en acuarela es que los valores más oscuros de los colores se realizan a través de la aplicación de capa de color. Al aplicar distintas capas deja que en las capas de abajo se seque antes de aplicar las capas de arriba. Esto le dará un efecto de tonalidad a tu cuadro. También puedes mezclar los colores directamente sobre el papel, un ejemplo es el poner una capa de un color sobre una capa de otro color el resultado será la mezcla de los dos colores en un matiz singularmente único.