¿Como apreciar un cuadro abstracto moderno?

  • Posted on: 4 April 2017
  • By: admin
Cuadro abstracto moderno tipo Pollock

Los cuadros abstractos modernos son una de estas cosas que dividen la opinión. Hay gente que los ama y la mayoría simplemente no los entiende.  Después de todo, como es que una pieza de un lienzo pintado uniformemente en color rojo sangre, que bien pudo pintarla mi sobrino de 4 años con un acrílico rojo, puede alcanzar un valor de 1.1 millones de dólares?, Me refiero en concreto a la siguiente pieza, creada por Gerhard Richter en 1991.

Cuadro Moderno Espejo Rojo Richter  

Lo cierto es que, en nuestra sociedad moderna, tendemos a asociar el valor de las cosas con su utilidad y el número de beneficios que nos proporciona, de cierta forma, estamos condicionados a pensar así desde pequeños, La maximización de utilidad es uno de los principios fundamentales de la economía y del consumidor moderno.  Si compramos, por ejemplo, un automóvil nuevo, el precio del mismo será más alto dependiendo de las funciones que tenga. Esto es algo obvio, y es, de cierto modo un principio fundamental del intercambio comercial de nuestras sociedades.

Durante muchos años, el mundo del arte siguió estas mismas reglas, El valor de una cuadro estaba asociado con la calidad visual del mismo, cuánto realismo puede projectar una pieza? Qué artista tiene la mejor técnica dentro de "X" estilo?  El arte moderno abstracto del siglo XX rompió de cierta forma con esta mentalidad mercantilista, en donde el valor ya no es algo objetivo, y tangible, sino algo subjetivo y efímero.

La contemplación de una pieza de arte es, antes que nada, una experiencia personal entre la obra y el espectador. A mi parecer, el punto principal para apreciar un cuadro abstracto moderno es mantener un estado mental contemplativo, un estado mental en el que no proyectamos nuestra incesable carga de prejuicios a un pedazo de tela con pigmento. Creo que muchos de nosotros hemos tenido la experiencia de ir a una galería de arte e inmediatamente al estar enfrente de una pieza, la juzgamos con un "me gusta" o "no me gusta", y esto es precisamente lo que debemos evitar. Para contemplar correctamente una pieza, y conectarnos con la experiencia contemplativa del momento, debemos de calmar nuestra mente y contemplar el cuadro desde un estado intuitivo (incluso podríamos llamarlo meditativo), en el que nuestros pensamientos no ofuscan la experiencia del momento. Cada pieza abstracta, bien sea por decisión del artista o como el impulso creativo de un momento, transmite algo y crea una atmósfera a su alrededor. La conexión con esa atmósfera es posible solo si observamos la obra desde un estado contemplativo, y si sabemos contemplar, entonces sabemos apreciar.

En la verdadera apreciación del arte abstracto, la historia, las formas, texturas e incluso el lenguaje descriptivo se vuelve irrelevante, la experiencia personal es favorecida antes que todo lo demás. Esta es la belleza única de los cuadros abrstractos expresionistas, las historias que podamos contar sobre ellos no tienen importancia última, ya que son solo nuestras proyecciones, sin ninguna realidad tangible. Al contemplar un cuadro abstracto moderno, la experiencia inmediata es el punto mas importante, y en una sociedad moderna, éste es el punto mas olvidado. Vivimos en una sociedad hipnotizada por pensamientos discursivos, bien sean juicios de valor, opiniones, reacciones y condicionamientos sociales, donde la realidad es ofuscada por los comentarios. Es aquí donde saber apreciar un cuadro moderno abstracto puede enriquecer nuestra experiencia como ser humano, mientras aprendemos a conectarnos con un estado más profundo de nuestra experiencia, donde los comentarios acerca de la realidad se convierten en  nubes pasajeras que son en última instancia irrelevantes ante la experiencia del momento presente.